Se entrega Madonna ante sus fans mexicanos

madonnaenvivo palaciodelosdeportes01

*La reina del pop cumplió con sus fans mexicanos en el Palacio de los Deportes, convirtiéndose en el primer gran concierto del años 2016 en nuestro país

México.La Reina del Pop‘, Madonna, regresó a la Ciudad de México para ofrecer dos conciertos en el Palacio de los Deportes como parte de su ‘Tour Rebel Heart 2016‘, donde promociona su más reciente álbum del mismo nombre, en el cual colaboró con Aviici, Diplo, Nicki Minaj y hasta el boxeador Mike Tyson. Hay que destacar que la anterior fecha de este tour fue el pasado 29 de octubre del 2015 en San Diego, California, por lo que la Ciudad de México fue la elegida para reanudar las actividades de esta gira en el 2016.

Antes de que comenzara el concierto de una cosa estábamos seguros: el show iba a ser impresionante, con luces, coreografías y demasiada producción, algo a lo que ya nos tiene acostumbrados Madonna, y así fue.

Aunque en los boletos la hora marcada para la salida de la cantante originaria de la ciudad de Detroit marcaban las 8 de la noche, no fue hasta minutos antes de las 9 que el DJ y productor Lunice saltó al escenario para ir calentando los ánimos, y aunque de verdad intentó poner a bailar a los presentes durante una hora no lo logró y a cambio se llevó una serie de chiflidos por los fans que estaban ansiosos de ver a su Reina.

Poco después de las 10 de la noche, el tema «Wanna be startin’ somethin’«, del fallecido Michael Jackson, anunciaba que ya era momento de que comenzará la primera presentación de Madonna en la ciudad, quien acto seguido apareció bajando de una jaula desde las alturas e interpretando el tema «Iconic«, con imágenes del boxeador Mike Tyson en pantalla.

madonnaenvivo palaciodelosdeportes13

El show es impresionante, comenzando por los cambios de vestuario y escenario que giran en torno a cuatro temáticas; la primera con una estética Samurai, interpretó canciones como «Joan of arc«, «Devil pray«, «Bitch i’m Madonna«, «Burning up» y «Holy water«. Las coreografías, junto a su grupo de bailarines, son parte esencial del mismo. Parte importante fue la temática religiosa, con enormes bastones en forma de cruces, y donde La Reina se sienta en la piernas de un hombre vestido como padre, además de una enorme mesa que simulaba La Última Cena.

También la temática del sexo juega una parte importante, con sus bailarinas contoneándose sobre enormes tubos que se pusieron en medio del escenario que atravesó por en medio del público; además de una parte donde Madonna les pidió que enseñaran sus torneados cuerpos, no sólo a los hombres, también una de las mujeres mostró su pecho desnudo. A una de ellas incluso, como parte del show, la pasó al frente para que recibiera un castigo las cuales fueron nalgadas por parte de todos los bailarines, finalizando con un beso en la boca por parte de la ex esposa de Guy Ritchie.

La siguiente parte del show era con temática rockabilly, donde se escucharon canciones como «Body shop«, «Heartbreak city«, «Deeper and deeper«, «True blue» y el éxito «Like a virgin«, el cual lo interpretó en una versión completamente diferente. Algo que también sucede durante la mayoría del show, es que la música tiene un toque de electrónica, lo que a veces hace sentir a uno como si estuviera dentro de un enorme rave. Además, durante las partes en las que Madonna se retiraba para cambiarse de vestuario, sus bailarines ofrecían una especie de performance acompañado de la voz de la cantante, que se escuchaba por medio de grabaciones, como si continuara cantando, algo que hizo durante varias partes del concierto.

En ocasiones también tomaba su guitarra para dejar las coreografías atrás, e interpretaba sola algunos temas al centro del escenario. Como en la última temática, que era una combinación entre latino y español, salió vestida de torera y después sus bailarines con vestidos típicos mexicanos, en homenaje a la pintora mexicana Frida Kahlo, de la cual se dijo que es fanática y le dedicó dos canciones porque mencionó que siempre ha sido una inspiración para ella. Cabe destacar que en ocasiones hablaba en español, y hasta se dirigió a uno de los asistentes del público llamado René para pedirle que se casara con ella.

madonnaenvivo palaciodelosdeportes02

En esta última parte, sonaron las canciones «Living for love«, «Rebel heart«, «La isla bonita«, «Who’s that girl?«, con un arreglo especial cantado en español dedicado a Frida, «Music» y «Material girl» con nuevos arreglos. Para finalizar, mencionó que su parte favorita del concierto es justamente esta parte latino-española, además de agradecerle a los 16 mil 160 asistentes del Palacio por su apoyo incondicional durante toda su carrera, sobretodo ahora que pasa por una etapa difícil, lo cual especulamos es una referencia a los problemas con su hijo Rocco, incluso se le cortó la voz cuando lo dijo. También subió a una fan vestida como Frida, le regaló un plátano y reafirmó su admiración por la pintora, para despedirse como llegó, colgada desde las alturas.

Un show digno de una Reina, con un escenario que cuenta con varias plataformas, pantallas gigantes y móviles, muchos cambios de vestuario y coreografías, que de alguna manera tratan de ocultar los 57 años de la cantante, que a a pesar de que sigue siendo igual de provocativa que siempre, los años no pasan en vano y sus movimientos ya no son los de una jovencita. Un show enorme como esté también tiene sus detalles, como varias secuencias pre grabadas, que para algunos puristas le quita emoción, pero no cabe duda que el espectáculo de Madonna, es digno de un miembro de la realeza.

 madonnaenvivo palaciodelosdeportes03

madonnaenvivo palaciodelosdeportes04

madonnaenvivo palaciodelosdeportes05